jueves, 11 de agosto de 2011

EXPEDIENTES SECRETOS V


Recuerdo que ella me dijo que no había conocido nunca a alguien como yo, que la hacia sentir especial, que yo si sabia tratar a una mujer, que sabia tocarla, que era tierno, inocente, lejos de todo mal, pero yo no le creí. Quizás porque recién estaba empezando en estas cosas y debía desconfiar de todo el mundo, quizás porque no estábamos en un parque de diversiones ni en una iglesia, estábamos en un "table dance", donde ella tenia que salir a bailar dentro de quince minutos.

Aquella noche salimos de su trabajo y nos metimos a comer cerca de ahí, luego la lleve a un hotel donde hicimos el amor. Estando sobre mi pecho, oliendo mis latidos, me dijo que me quería, que quisiera estar conmigo siempre, que nunca se alejaría de mi si se lo pidiese, pero yo no le creí. Quizás porque no estaba en edad de creer, porque quise evitar quedarme en un solo lugar, o quizás porque yo no podía sentir lo mismo.

Una tarde ella me dijo que había dejado el trabajo de bailarina en ese night club, que ahora estaba trabajando en una tienda de ropa, me dijo que su vida había cambiado gracias a mi, que seria otra persona y que esta empezando un nuevo camino, que si la sigo seria feliz. Me dijo que ya no ha vuelto a ver a sus amigas, que no sale a fiestas, que quiere ocupar su tiempo en cosas mas importantes para ella, y yo no le creí. Me sentí de otro planeta, o quizás invente un mundo para mi solo, parecido a una burbuja de jabón. Me volví insensible, frió, distante, el mas grande cabrón que ella conoció.

Ella me dijo que quería ser madre, que tenia planes, que un día dejaría de cuidarse, que no hay nada en el mundo que la haga mas dichosa, me hablo de mudarnos fuera de Lima, donde su familia tiene un lugar donde vivir, me dijo que quería intentar una vida conmigo, que estaba segura que nos iría bien, que quería una familia. Pero yo no le hice caso, no quise creer, y ella de alguna forma lo entendió. Algunas semanas después ella me dijo que haría un viaje, que tal vez seria largo, que me cuidara mucho, que espera que algún dia la extrañe, tomo un bus y se fue a casa de sus padres. Nunca mas la vi.

En todo este tiempo he tenido tres sueños, de un niño que me llama por mi nombre, que va de la mano de aquella mujer. Los sueños no son seguidos, tienen algunos años de diferencia uno del otro, pero siempre veo al niño mas crecido, y cuando le pregunto la edad, me dice exactamente el tiempo que he dejado de ver a su madre. Siempre he creído en las señales, pienso que cada vez que los sueño algo importante sucede con la vida de ellos. Al despertar del primer sueño la he buscado, pero me dijeron que ya no vive ahí, que no conocen a nadie con ese nombre. He buscado las formas de dar con ella, pero ha sido inútil, ella ya no esta a mi alcance. He tenido que vivir con eso todo este tiempo, sin saber si es real, si en algún lugar del mundo hay alguien que tiene mis ojos, mis gestos o mi mal humor. Espero poder vivir lo suficiente para poder verla de nuevo y cerrar ese capitulo o retomarlo. Este expediente es el secreto mas grande que tengo. Lo quise contar ahora, justo cuando he pensado dejar de escribir mas en este lugar.


2 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hola Trovadicto, gracias por compartir parte de tu historia.

De una u otra forma, todos cometemos errores aveces irreparables en la vida, ya sea por desconfianza, inmamdures, celos, x razones. Lo cierto es que también yo creo en las señales que nos dan los sueños, que muchas veces son cercanos a la realidad.

Sea cual fuese en tu caso, deseo que pronto logres descifrarlos y encontrar la verdad.

Un cálido abrazo,
Diana

morgana dijo...

que o tempo não tenha mais o poder de afastar pessoas que nós fazem crescer, obrigada por ter cruzado meu caminho