viernes, 5 de febrero de 2010

A SU VOLUNTAD

Muchas cosas han pasado en tan pocos días, mi tangamandapiana se ha marchado, me ha pedido un tiempo para pensar mejor las cosas, lo que no me favorece en nada. Porque, que es el amor sino la pérdida del sentido común, la huida de las emociones lejos de aquel vigilante estricto que es la razón, cuando alguien desea buscar el razonamiento natural de las cosas, generalmente el amor se desvanece hasta hacerse chiquito e inofensivo. Pero las cosas no se desencadenaron solo por este blog, sino por muchas cosas más que no puedo contar, y que a la larga se acumularon como una enorme bola de nieve que terminaron enterrándonos.

Para mi mala suerte el panorama no es tan alentador, porque algunas personas allegadas a ella, la prefieren sin mí, la aconsejan que no soy un buen partido, que no vale la pena tanto esfuerzo y paciencia por alguien como yo. Lo que ellas no saben es que todo eso que puedan decir de mi, fue lo primero que yo le he confesado. Porque yo no tenía esperanzas que alguien como ella me quisiera, siendo yo como soy, un remedo de hombre, afectado por experiencias pasadas, idiotizado por ver tanta televisión y pornografía (bueno, no tanta, no se asusten) y lleno de más humor que dignidad. Es por eso que en honor a la verdad, no hay cosa mía que yo no le haya contado, por mas aberrante que sea.

Pero hay otro detalle, aquellas lindas amigas la desean ver de novia con otro tipo, también amigo de ella, dicen que ese si es el adecuado, que ella se merece un tipo así. No sé en qué momento les llegue a caer tan mal a las amigas de mi tangamandapiana, pero lo cierto es que ahora juegan en mi contra. Y lo peor de todo es que en un momento de sensibilidad, saque la calculadora y me puse a hacer sumas y restas, llegando a la conclusión de que aquel tipo en realidad me lleva muchos cuerpos de ventaja.

El tiene un consultorio propio donde atiende a muchos pacientes a diario, yo estoy a cargo de un negocio que no es mío pero que me agrada, aunque solo me paguen el sueldo mínimo. El tiene una camioneta casi nueva, yo aun tengo la bicicleta que mi padre me compro en el 92 y que deje de usar en el 93, debido a las tantas caídas que me daba. El tiene residencia propia, una casa de dos pisos en una buena zona, yo vivo en casa de mis padres, en un cuarto solitario de la última planta con vista al mar, donde en noches de lluvia tengo que bregar con las malditas goteras, pero tan acogedor que me ha permitido escribir casi todas estas entradas que hoy pueden leer. El tiene más años que yo y eso en ocasiones denota madurez, cualidad que muchas veces me han pedido y que no logro todavía demostrar.

Como verán, no hay un solo ángulo por donde yo pueda parecer mejor. Excepto por el pequeño detalle de que no he dicho lo que soy cuando estoy junto a ella. Porque cuando estoy al lado de mi tangamandapiana, siento que por fin soy alguien, como una rana que es besado por su princesa, soy aquel batracio que ha tomado forma humana gracias a la bondad y el cariño de esa persona que se fijo en mi, a pesar que no había razón alguna para que lo hiciera. Cuando estoy con ella, siento que puedo lograr lo que casi nadie cree, ser por fin un tipo normal, que ríe y llora, que se arrodilla y suplica, que se detiene un instante y aprende a fijarse en las cosas importantes de la vida, como aquel desorden ilógico de sensaciones al que llaman amor.

Pero ella ya no está, mi tangamandapiana se ha marchado, quizás para siempre, y yo nunca aprendí a retenerla por más intentos que hice, porque sigo siendo el mismo tonto aprendiz que desea aprobar la materia con la mínima nota. Y por eso estoy un poco triste. Sin embargo aun recuerdo sus últimas palabras que sonaron a una larga despedida. Mientras mis ojitos querían asimilar el momento, sintiéndome ser el mismo adefesio sin rumbo, en la rana que ya nadie quiere besar, ella me dijo: “no dejes de hacer lo que más te gusta…quiero que sigas escribiendo”.

2 comentarios:

LA VAMPIREZA dijo...

Hola poeta... deves pensar que por lo menos te pidio que no dejes de hacer lo que te gusta... escribir...pero lo que ella no se da cuenta que "ella tambien es lo que te gusta"...espero que pronto se solucionen las cosas mi batracio amigo yo le prendere una vela a todos mi santitos para que estes bien ... auch!!! yo dije eso??? santitos am... bueno no tanto eh!!! fue una forma d edecir ...tu me entiendes ...te cuidas..besos y mordidas...

kalima dijo...

Siento todo lo que te está pasando, me gustaria poder decirte muchas cosas pero se que no es el sitio ni el momento adecuado.

Se ve que la amas y hubieras cambiado muchas cosas por ella, pero si el destino ha querido que sigais caminos diferentes, será que debe ser así .

Sigue escribiendo tu verdad, tus sueños, tus fantasías, tus anhelos, porque sabes que ella seguirá leyendote y tal vez algún día se de cuenta de lo que pierde.

Y si llega el día que la pierdes del todo, hay unos versos que aqui te dejo, para que los pongas en tu blog(si así lo consideras):

"Al perderte yo a ti
tu y yo hemos perdido.
Yo, porque tu eras lo que mas amaba
y tu porque yo era quien te amaba mas.
Pero de los dos
tu pierdes mas que yo,
porque yo
podre amar a otra como te amaba ati
pero a ti no te amarán
como te amaba yo."

Ánimo trovadicto, un beso muy fuerte